Nuestras
Publicaciones

CARTA ABIERTA

SINDICATO NACIONAL DE UNIDAD DE TRABAJADORES DE SUNAT

 

CARTA ABIERTA

 

 

Lima, 29 de octubre de 2018

 

AL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

AL SEÑOR PRIMER MINISTRO

AL SEÑOR MINISTRO DE ECONOMÍA Y FINANZAS

 

Ante la renuncia irrevocable al cargo de Superintendente Nacional de Administración Aduanera y Tributaria – SUNAT, por parte del señor VÍCTOR SHIGUIYAMA KOBASHIGAWA debemos exponer lo siguiente:

 

Tal como lo denunciáramos mediante comunicado publicado en marzo del presente año, y en reunión que sostuvo nuestra dirigencia con el Primer Ministro, señor CÉSAR VILLANUEVA ARÉVALO, la continuidad del ex superintendente en la SUNAT era inviable, pues su nombramiento fue fruto de un contubernio político entre la alta dirección del Partido Político Fuerza Popular y el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski; y que no obstante hecha la “ofrenda” a quienes detentan la mayoría parlamentaria, la situación de ingobernabilidad y polarización continuó en el país, lo que propició la propia renuncia del referido ex presidente.

 

Advertimos claramente el involucramiento de VÍCTOR SHIGUIYAMA KOBASHIGAWA (Testigo procesal) y de la señora ANA CECILIA MATSUNO FUCHIGAMI (inculpada procesal) en el sonado caso de Lavado de Activos y organización para delinquir, cuya investigación lleva a cabo el fiscal José Domingo Pérez Gómez. Resultando coincidente que ambos ex directivos, fueran aportantes con altas sumas dinerarias a la Campaña Política del año 2011 y en la conformación de la ONG OPORTUNIDADES (hoy desactivada) presidida por la señora Keiko Sofía Fujimori Higuchi. Denunciamos el conflicto de intereses creado en el nombramiento de la señora MATSUNO FUCHIGAMI como jefa del IAT (con cargo y sueldo de Intendente Nacional).

 

Denunciamos a la opinión pública, la creación de una extraña “Gerencia de Investigación Aplicada” manejada directamente por los señores SHIGUIYAMA y MATSUNO, y que tenía que ver con el manejo personalizado de la inmensa base de datos de SUNAT (Big Data), con absoluta discrecionalidad y fuera de todo control de la INSI. Una extraña “Centralita” que hoy está a cargo de una servil abogada quien ha dado cobertura a contrataciones irregulares de personal (“los científicos del IAT”), lo que fue motivo de la renuncia del ingeniero José Diaz, quien no se prestó a dicha anormalidad.

 

El copamiento, de diversas áreas de SUNAT, con personal politizado, no especializado, ha sido patente sobre todo en las áreas administrativas, contractuales y financieras; como en infraestructura e ingeniería, relegando a los profesionales de carrera que se vieron de pronto invadidos y maltratados.

 

Pero lo más singular, de toda una estructura, que debe ser investigada inmediatamente, montada dentro de SUNAT, es el nombramiento de la señora CECILIA CEBREROS como gerente de Comunicaciones e Imagen Institucional. Como la misma señora lo ha reconocido y celebrado, fue productora durante muchos años del inefable programa de LAURA BOZZO, personaje muy ligado a Vladimiro Montesinos; de allí deben quedarle sus conductas autoritarias y prepotentes con las que trata a los trabajadores a su cargo, pero no explica cómo así se gastó más de 5 millones de soles en la fallida campaña RUSIA 2018 y sus presuntos vínculos con las agencias de publicidad proveedoras de SUNAT.

 

De los casos anteriores y de irregularidades patentes, el SINAUT planteó las denuncias correspondientes.  Empero el ex Superintendente siempre se ufanó de la “Digitalización” de SUNAT, insumiendo enormes recursos en la contratación directa de una empresa transnacional; sin embargo, resulta paradójico que hace unos días los contribuyentes no pudieran cumplir con sus declaraciones electrónicas en los nuevos aplicativos implementados, debiéndose retornar al desfasado PDT.  Toda una vergüenza para la Institución.

 

Lo que se agrava con el monopolio creado para tercerizar las facturas electrónicas. Cualquier Administración Tributaria que se respete es capaz de validar esos documentos desde sus propios sistemas. ¿Quiénes se benefician realmente con la creación de los Operadores Electrónicos Autorizados?  De qué revolución digital habla el señor SHIGUIYAMA?, ¿Por qué permitió que, fuera de todo contexto normativo, una casta privilegiada de coordinadores de los proyectos informáticos tengan sueldo nada menos que de gerentes, cuando su función es un fiasco?

 

La gestión del señor SHIGUIYAMA no fue nada “disruptiva” como pregonaba sino más bien con resultados adversos, “Los primeros 15 meses de gestión de Shiguiyama en la SUNAT terminaron con un saldo desfavorable. Al cierre del 2017, los ingresos tributarios del gobierno nacional retrocedieron hasta un equivalente de 12.9 % del PBI; su segundo nivel más bajo en lo que va del milenio”, informa “Semana Económica”.

 

Pero mientras el señor ex Superintendente vivía en su “burbuja digital”, el factor humano era despreciado a límites nunca antes vistos. Cero acercamiento, cero cumplimiento de los derechos económicos y condiciones laborales de los trabajadores (salvo los privilegiados, de adentro y de fuera, que pueblan la planilla dorada). Cero empatías.

 

No es un secreto, que mientras se negaban entre ellos, tanto la Alta Dirección de SUNAT que dirigía el señor SHIGUIYAMA como la Procuraduría jugaban su partido aparte contra el SINAUT, que sí los fiscalizó. Prueba de ello es el vil reportaje que propagó el programa televisivo “Panorama” contra el pago de nuestro Laudo 2008.  La procuraduría de SUNAT debe ser urgentemente reorganizada, nunca aclararon su relación con los “Cuellos Blancos de la Corrupción” en la que figura el ex consejero y dos veces Presidente del fenecido CNM, GUIDO AGUILA, quien se encuentra actualmente procesado por tráfico de influencias, entre otros delitos.

 

Ante este incierto panorama para nuestra querida institución, solicitamos que las más altas autoridades del Estado Peruano, tengan a bien elegir un Superintendente Nacional sin conflicto de intereses políticos, honesto, ajeno a todo lobby privado, independiente, técnico y sobre todo GESTOR PÚBLICO de primer nivel, que tenga la suficiencia de afrontar con éxito la dirección de quizás, la más importante institución para el futuro del país.

 

¡¡¡¡ VIVA LA SUNAT ¡!!

 

¡¡¡ VIVA EL SINAUT!!!

 

¡¡¡ VIVA EL PERÚ ¡!!!